mar,17-05@09:48

Tenías tanta ilusión por ser mayor...

Toda la vida pensando qué quieres ser cuando seas mayor. Que si bombero, que si médico, que si monitora infantil... De pequeño el mundo de los mayores es sólo un juego más en el que tratas de imitar lo que ves ahí arriba en esos personajes grandes que miden 3 veces lo que tú y que te llevan en coche a los sitios y te dan de comer.

Pero un día como quien no quiere la cosa, el tiempo pasa y pasa y los seres mayores van estando más cerca y cuando quieres darte cuenta, eres uno de esos monstruos de 1,80 metros que vacilan a los niños de 13 años, y entonces el cuento es muy distinto. Ya no quieres ser bombero porque tus 95 kilos y tu tensión de 14/9 no te lo permiten. No quieres ser médico porque descubriste que la sangre te daba náuseas. No quieres ser monitora infantil porque desde que tu amiga se quedó embarazada con 18 años no puedes ver a un crío a menos de 100 metros.

Has llegado a ese "ser mayor" que tanto anhelabas hace 15 años y de pronto todo te da un asco atroz. Te pasas 15 horas cada día encerrado en una oficina en un curro de mierda que no te llena -por no llenar no llena ni tu nevera- pero del que no puedes escapar porque tienes una hipoteca que pagar, el coche totalmente abollado y además le debes pasta a la mitad de tus amigos.

Y es entonces, cuando eres "mayor", que te pasas el día queriendo ser un crío, sin obligaciones, con sueños, al que una piruleta le suponía la mayor alegría del día y el partido de basket del sábado con los compis de clase le llenaba de ilusión como si fuera el proyecto más importante de la vida. En definitiva, con el crío sin obligaciones.

Y es que nos pasamos la vida queriendo huir de nuestra realidad...

Por eso hay tanta gente que quiere ser un Peter Pan, un Principito cualquiera, huir de su realidad, y dejar de ser personas grandes.

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general