mar,23-08@09:00

Long time, not dead

Hace ya mucho que no escribo na, lo que tienen las vacaciones.

Tras un par de semanitas más aprovechadas en algunos momentos que en otros, vuelvo al tajo y a las mañanitas delante de la pantalla con algo de tiempo para dedicar a dar la lata.

Han sido unas vacaciones muy atípicas, la mayoría del tiempo en Madrid, con alguna escapada, visitando la magia de Llanes -en plenas fiestas, viva la aventura-, dejando parte de mi en el mar y en las montañas, perdiendo trozitos del alma en forma de piedras, y llegando a niveles nunca sospechados de piques con según quienes.

Hoy todo eso -como casi siempre todo- va quedando atrás y sólo me alegro de que las cosas estallaran antes de que la sangre llegara al río, y poder recordar con una sonrisa aquello del "tengo un disgusto, señor agente".

Después las noches en vela a la luz de la luna y las escapadas a Santiago de Aravalle han terminado de devolver casi todo a su sitio, y hoy me sale la sonrisa de ver recuperado gran parte de lo perdido, y de poder seguir compartiendo coñas confidencias y sobre todo horas de insomnio y ganas de hablar.

Aparte de eso, ahora estoy como loco por pillar una moto. Sí, a la mayoría le sorprende, pero qué le vamos a hacer, siempre tuve el gusanillo de las motos pero me daba rabia y pereza sacar un carnet para no poder conducir nada más que motos pequeñas, y luego tener que pillar otro.

Como a tanta gente, se me iluminó la cara cuando supe que por saber conducir un coche desde hace más de 3 años, ahora se me supone capaz de conducir una moto de hasta 125 -personalmente me parece una barbaridad, pero no perderé la ocasión- así que me puse a mirar muchas.

Primero pensé en una maxiscooter de piaggio, la X8 o la X9:

Después pensé en una moto más moto, y me acordé de la Daelim que se compró Taka, una Roadwin:


Pero al ir a verlas a un concesionario, vi el modelo custom de Daelim, la Daystar:
 
 
 
 
 
 
 
Al final me decidí a preguntar a alguien que supiera algo más que yo, y tras muchas conversaciones con Leny, me sugirió mirar una marca decente, y terminé encontrando en el segundamano una que me ha cautivado: Honda Varadero 125:


Ahora solo me falta que alguien con un poco de conocimientos mecánicos me diga que esa moto está bien cuidada, regatearle 200 euros al dueño, pedir un crédito, comprarme un casco, y sentarme -¡ah, y aprender a conducirla!- en esa preciosidad.

¿Os imaginais cómo quedaría? Yo sí...

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general