mar,24-01@03:29

Castigo

¡Qué castigo! ¡Qué insufrible! ¡Pero qué habré hecho yo para merecer esto!...

Pero llega la noche y me falta mi castigo... será que soy masoca, pero me río como nunca. Será que me gusta sufrir, pero me levanto más contento. Será que me encanta quejarme, pero mi castigo es mío y no lo cambio ni por todo el oro del mundo...

Dice mi castigo que ya no miro las estrellas, pero no se da cuenta que las veo a diario en su mirada. Dice mi castigo que ya no me embruja la luz de la luna, y es que no se ha fijado que la eclipsa la de su sonrisa.

Parece mentira que a lo tonto va a ser un año de castigo y todo me sabe a poco, porque cada mirada de esas que lo dicen todo sin palabras, cada cosa que entendemos sin que nadie más lo haga, cada sentimiento repetido que sigue siendo nuevo, hace que me sorprenda de que aún me siga sorprendiendo al comprobar que sigue ese cosquilleo cuando está cerca, y el gatato ronronea feliz acurrucado en su regazo...

Casi siempre nos entendemos sin palabras, pero hay veces que aunque sobren, incluso aunque no se merezcan por pedirlas, tengo que gritarlas al mundo entero porque si no digo que la magia sigue viva, reviento.

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general