lun,23-10@17:33

Conspiraciones

Desdiciendo a Paulo Coelho, a veces el universo entero conspira en tu contra para que no puedas hacer aquello que más deseas.

Hoy después de más de una hora de escribir un relato que me estaba haciendo volar como nunca en la imaginación, un puto fallo eléctrico ha mandado al limbo gris cibernético un sueño que clama por convertirse en realidad.

Ahora mismo sólo tengo ganas de llorar, de gritar al universo y de amenazar al mismísimo Dios para que baje a recibir su merecido por ser tan hijo de puta.

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

lun,23-10@15:29

Yo soy feo

"Yo soy feo". Lo leí ésta mañana en el blog de un colega. De ese modo, tajante, categórico. Y me indignó.

Es fascinante la preocupación que tenemos siempre con la opinión de los demás. Parece como si lo que otros opinen sobre nosotros nos impidiera para hacer cosas. O lo que es aún peor, lo que nosotros creemos que otros opinan nos lo impida.

Cada día estoy más convencido de que la raza humana es estúpida por naturaleza. Nos rendimos sin presentar la menor oposición ante juicios de tan cuestionable valor como la belleza, dictada por cánones arbitrarios y subjetivos que cambian radicalmente con el paso de los años.

Y es que la belleza o fealdad de las cosas y las gentes se mueve como las mareas, a golpe de modas, influenciadas cada vez más por la manipulación de las compañías dedicadas al sector, ya sea en ropa, cosméticos, decoración, etc.

Lo que al final de verdad cuenta, nuestra propia opinión, se ve siempre relegado al segundo plano de lo que otros acepten. Y día a día veo a gente a la que aprecio más o menos subyugarse a esos juicios sin ni siquiera la voluntad o el convencimiento de hacerlo. Literalmente, se anulan ante lo que otros opinen.

Incluso resulta denigrante que las perogrulladas dedicadas a aliviar las conciencias de la gente que se aparta de su realidad de esa forma sean nada más que otro medio para incluirlos en la rueda. Me enerva ver cómo a los niños se les cuenta un cuento de un patito al que nadie quería porque era feo, y que el final feliz de esa historia sea que el patito se convierte en el hermoso y glorioso cisne. Al final, en lugar de valorar lo que el patito feo era, y demostrar que sólo era feo a ojos de los prejuiciosos patos que le precedían, nos convencen -o lo intentan, al menos- de que el feo un día se convertirá en más guapo que el de al lado.

Sólo en esas circunstancias es cuando en realidad dejamos de ser lo que nos gustaría ser, nos avergonzamos de nosotros mismos y nos convertimos, literalmente, en el Feo de la peli.

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

sáb,21-10@21:10

Whishlist

No sé muy bien si por la proximidad de las navidades, o por simple puntazo de hacerlo, he incluído en mi blog (abajo, al la derecha) una Whishlist. Es una lista de las cosas que me gustaría tener, comprar, o conseguir.

Cuando pensé en hacerlo se me ocurrieron muchas cosas, pero ahora no me salen demasiadas. En cualquier caso, ahí queda, por si alguien quiere darme o regalarme alguna de ellas, o sólo para que sepáis las cosas que me apetece tener :)

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

vie,20-10@01:39

Felicidad

Las personas nos pasamos la mayor parte de nuestra vida haciendo planes para ser felices. Buscamos siempre la felicidad en el futuro. "Lo que voy a disfrutar cuando acabe la carrera". "Qué bien lo voy a pasar cuando me cambie de piso". "Cuando me den la moto nueva todo será mucho más divertido". "Cuando vuelva a verle todo mi cuerpo sonreirá"...

Tantas veces nos obcecamos en hacer planes para ser felices en el futuro, que nos olvidamos de todo aquello que tenemos en el momento, todos aquellos motivos para sonreír en nuestro día a día. La inmensa cantidad de razones que tenemos para ser felices y que no vemos, símplemente porque no necesitan ser planificadas.

Ojalá la felicidad no dependiera de unos planes, porque los planes no siempre salen como uno quiere.

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

jue,19-10@02:17

Cosas

Últimamente no escribo nada. Parece como si no tuviera muchas cosas en la cabeza. O tal vez demasiadas.

Sólo sé que hoy no dejaba de pensar en la lluvia, y en cómo me gusta y me relaja ese sonido tras los cristales, ese brillo y ese contraste de colores que aparece en todas las cosas, y ese olor a mojado que me llena y me transporta.

Y para variar, no soy el único que ha escrito sobre ello.

Estoy en un momento raro de mi vida. Un punto de inflexión que dura más de lo que un punto propiamente dicho debe durar. Una mezcla de nostalgias, ganas, miedos, sorpresas, decepciones, alegrías y tranquilidad, que tan pronto me hacen sentir tremendamente desilusionado con la vida, como agusto con todo lo que me rodea.

Sencillamente, no sabría definir cómo estoy :) Por ello dejaré que la vida me siga llenando de eso, de COSAS.

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

vie,13-10@10:48

Hipocresía

Siempre he visto excesivas (sobre)dosis de hipocresía en el mundo, pero lo cierto es que hay ocasiones en que me indignan aún más que en otras.

Ayer había reunión familiar en casa de mi madre, por el cumpleaños de mi padre. Como siempre suele pasar, vino todo el grueso de la familia. En un momento dado, un par de primos empezaron a preguntar a mi madre por el vídeo de la boda de mi tía lesbiana, que hace una semana pudo por fin celebrar su boda civil con su novia de hace años.

Entre toda la gente que andaba viendo el vídeo, estaba mi "querida" prima política Ana. La pija del infierno que no te trata con respeto si no vas bien vestido, y que por supuesto, como buena católica apostólica y romana es la cosa más homófoba que conozco.

Como ella andaba en el salón, también andaba pululando por allí su hija, Alejandra, de dos años, una pobre niña malcriada y consentida a la que todos le ríen la gracia cuando se asusta de mí porque tengo barba...

El colmo de la hipocresía de mi "prima" llegó cuando se empezó a lamentar porque su hija había visto como mi tía y su novia se daban el primer beso de casadas. Yo le pregunté por qué se quejaba, y ella dijo que no quería que su hija viera esas cosas...

Tuve que irme, del salón y de casa de mi madre, porque no quería montarla con la familia. ¿Cómo se puede ser TAN hipócrita? ¿Cómo puedes estar viendo tú aquello, pidiendo que te lo pongan, y luego lamentándote de que tu hija lo vea? ¿De qué mal pretendes librarla?

Ahora sólo deseo una cosa en este mundo: Que dentro de unos años, la pequeña Alejandra se de cuenta de que es lesbiana. Pobre niña, qué mal lo va a llevar en su vida con una madre como esa...

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

mié,11-10@21:10

Ausencia

Creo que ese sentimiento que mueve el mundo y que llamamos comunmente "amor" crece y vive asociado más a la ausencia que a la presencia. La gente "echa de menos" cuando aquella otra persona está lejos. Su corazón palpita de forma distinta cuando no le ve, y cuando cierra los ojos por la noche son los suyos los que ve. Cuando viaja y ve algo alucinante, piensa cómo se lo diría, o cuándo podrá hacerlo...

Curioso sentimiento, que necesita doler para intensificarse y hacerse más real.

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

dom, 8-10@11:40

If it makes ME happy

If it makes me happy
it couldn't be that bad.
And if it makes me happy,
then why the hell am I so SAD?

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

dom, 8-10@11:29

Momentos

Según va pasando el tiempo descubro que hay algo grande, enorme en mi vida, en cada uno de los momentos que han ido sucediendo.

Creo que hay pocas cosas mejores que poder mirar atrás en el tiempo y descubrir toda esa serie de momentos vividos, de los que poder hacer una lista de todo lo bueno que he pasado, atesorando sensaciones y sentimientos, evadiendo la tristeza por la cantidad de momentos buenos que he podido vivir...

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

vie, 6-10@11:18

Mirar hacia atrás

Efectivamente, ella no dejó de mirar hacia atrás mientras se perdía entre la gente.

Aún recuerdo esa mirada.

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

mar, 3-10@14:21

Manda Güebos

No tengo más palabras para esto:

www.kali.es

No sé si denunciarles por usar mi nombre o por usar un dibujo del Worms...

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

mar, 3-10@11:13

Porque sé que tú lo entenderás

Hoy he soñado contigo

:)

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

mar, 3-10@10:21

Lágrimas de fuego

Hay veces en que una burbuja nace de tu estómago, y va subiendo hacia arriba. Por el camino se encuentra con otras burbujas y con otras sensaciones de diversa índole, haciéndose cada vez una pelota más y más grande. Esa pelota que es de todo sentimiento almacenado en tu interior, y a la vez es de nada, sube hasta que llega a tu garganta. En ese momento, irremediablemente, se atasca. Se hace una bola grande y caliente clavada en tu garganta, que duele sin doler, y quema sin quemar. Una bola que no te deja comer, que no te deja ni respirar.

Esa bola -o nudo- sólo sale de una forma. Desangrándola en lágrimas. Como un bloque de hielo al que le acercas el fuego, se va derritiendo poco a poco, formando un reguero que, en lugar de bajar, sube desde tu garganta hasta tus ojos, cavando surcos a su paso, dejando una huella que tardará tiempo en borrarse. Y cuando por fin consigue asomar en forma de lágrima, aunque estés sonriendo, se desliza por tu mejilla ardiendo como si proviniera del mismísimo infierno. Arde y duele. Como si llorases sangre.


 
Hoy no puedo evitarlas

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

lun, 2-10@13:54

Puta DGT

Hoy me he ido a examinar del teórico del A por libre. He llegado a la hora del examen por los pelos -como siempre- y encima al sentarme me he dado cuenta de que había olvidado algo tan elemental como UN BOLI. Menos mal que en momentos de examen la gente hace piña y se siente curiosamente amable hacia su prójimo, como si de alguna manera todos estuviéramos allí a sufrir un mismo mal común, y un menda de al lado me ha prestado uno de sobra.

El examen en sí, una chorrada. 16 preguntas de coña, de las que creo que no he fallado ni una. Salimos y nos dicen que a los que nos presentamos por libre, nos publican un listado de aptos o no en las oficinas, a partir de las 10:30. Como aún son las 9 y poco, me voy a desayunar y a ver a los que se examinan del práctico, a estudiar cómo es el circuito. Además encuentro otro vacío en el mismo centro de exámenes, y practico un poco, y para mi sorpresa, la planchita estrecha es mucho más fácil de lo que parece.

Llegadas las 10:30 me voy a las oficinas. Espero, espero, y sigo esperando. Conmigo, cada vez más gente que espera el maldito listado. A las 11 le pregunto a la señorita amable si van a tardar mucho, y me dice que ya están con ello, que han tenido un problema por un apagón pero que ya estaban imprimiendo. Media hora más tarde, y en medio de un cabreo monumental de todo el mundo, nos vuelven a decir que hay un problema que no tienen línea (¿?) y que no pueden sacarlo aún.

Así que al final me he tenido que volver al curro para no perder toda la mañana, sin saber si soy apto o inútil. Tendré que volver mañana hasta el centro de exámenes de Móstoles, sólo para mirar una maldita nota...

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

mié,27-09@10:53

Cheste

Dentro de un mes exactamente, el día 27 de Octubre, como auto-regalo de mi cumpleaños, me voy a Cheste a ver el final del mundial de motos... solo 30 lereles de entrada -eso sí, en el balcón negro, a tomar por saco- y alojamiento en casa de mi tía en Alzira... Mirad bien la tele los que lo veáis así, con suerte me veréis:



Todo, claro, suponiendo que el día 9 apruebe el práctico del carnet A que me de permiso oficial para conducir mi pepinillo :)

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

mié,20-09@12:11

Los últimos días

En los últimos días la vida se había limitado a disfrutarla al máximo. Entre ambos había una especie de acuerdo no declarado de no hablar del tema, de ignorarlo, como si nunca fuera a suceder. Ambos sabíamos que llegaría finalmente el día, pero sencillamente no queríamos saberlo.

Durante ese tiempo olvidamos todo lo malo que había en el mundo. Reímos, andamos, nos fuimos lejos... Cualquier resquicio de pena se iba alejando como si nunca hubiera existido. Regalos, noches sin fin, sonrisas y el placer de compartir un tiempo sin complicaciones, sabiendo que todo iba a terminar, hicieron de aquellos momentos el mejor recuerdo de mi vida.

Los viajes, lejos, sin planificar, siempre me habían gustado. Pero a su lado aún parecían mejores. Perderse sin intención de encontrarse se convertía en nuestro juego favorito. Recorrer los caminos sin importar el destino ni los horarios nos daba alas y esa inigualable sensación de libertad absoluta, donde nada hay de malo.

Pero los dos sabíamos bien que un día, todo aquello acabaría. No me arrepiento de nada, y estoy seguro de que fue la mejor manera de esperar ese momento. Disfrutamos hasta el último minuto de todo lo que teníamos -o que no teníamos- y un día, de pronto, sin previo aviso, el momento de la despedida apareció.

Apareció, se materializó delante nuestro como por arte de magia, rápido, sigiloso, sin darnos tiempo a reaccionar. Todo fué sencillamente fugaz. En apenas unos minutos todo aquello que habían sido nuestros últimos días, desapareció.

Ella se fué, lentamente, sin mirar atrás. Yo me quedé allí de pie observándola partir, pensando inconscientemente que esa noche volveríamos a vernos al llegar a casa como siempre. Inconsciente por unos segundos de lo que estaba sucediendo: que se alejaba para no volver.

Todo volvió a pasar por mi mente y me alegré profundamente de que los últimos días hubieran sido así. Recordé a Meredith diciendo "Si éste fuera el último día de tu vida, ¿cómo te gustaría pasarlo?" y vi que había sido genial.

Pero en ese momento, cuando terminó de doblar la esquina y desapareció para siempre de mi vista, un nudo se hizo en mi garganta y no pude contener una lágrima...



... por la tristeza de ver a partir a mi Gata.

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

mié,20-09@11:22

Sentimientos

Creo que las personas nos regimos por dos principios: La Razones y los Sentimientos. Descontando, claro, aquellos que se rigen por órdenes ajenas, también llamado acertadamente "sinrazón". Pero esa es otra historia.

En la vida siempre tratamos de encontrarle una razón a todo, perseguimos razonar las cosas que nos rodean para así poder comprenderlas y de esa forma poder interactuar, convivir con ellas. Desde el inicio de la humanidad siempre hemos ido detrás de la comprensión y del razonamiento, buscando el origen de todo y la explicación de por qué cada cosa es como es.

Cuando alcanzamos esa comprensión, la Razón, todo queda en orden. Las cosas funcionan. Un tren de Metro se mueve cada mañana llevándonos al curro porque alguien encontró la Razón de cómo funcionan muchas cosas para ser capaces de hacer un tren que vaya por debajo del suelo. Y todo está en orden.

Pero nuestra naturaleza es esencialmente caótica. El universo se mueve sólo por el caos. Imagina por un instante una balsa de agua. Tiene una tendencia, como todo, a alcanzar un estado de orden, en que cada molécula de agua se va deteniendo. La razón es sencillamente, que en ausencia de movimiento, el agua tiende a detenerse. Detenerse, o estancarse. Ya empieza a sonar mal.

Imagina ahora esa balsa de agua, durante un tiempo prudencial, en absoluta quietud. En absoluto orden. Efectivamente, el agua termina pudriéndose y todo lo que allí haya vivo, muere.

La vida, en cambio, se genera a partir del caos. A partir de movimientos imprevisibles, de cosas que no respondan a la Razón. Cuando esa misma balsa se mueve perdiendo parte de su contenido, recibiendo arena, hojas del exterior, el agua se oxigena, y dentro de ella vuelve a haber vida.

Según las teorías cósmicas, el universo se crea a partir de un momento de caos, una explosión que destruye el orden de las cosas, y genera algo tan grandioso que escapa a toda razón.

En los humanos, todo es igual. Sólo que a ese caos, esa esencia de desorden, de improvisación, de no saber por qué las cosas son como son, lo llamamos Sentimientos.

Los Sentimientos son impredecibles, inexplicables, y cuando alguien se empeña en explicarlos y razonarlos, puede suceder dos cosas:
Que le encontremos una explicación
En cuyo caso, sencillamente, no era tal sentimiento
O que no podamos explicarlo
Que es donde la mayoría pierde gran parte de su vida intentando explicárselo

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

mar,19-09@11:01

Bare Suyum

Bien, visto que está de moda hablar de ello, y sobre todo leídas algunas cosas que he leído, creo que yo también voy a aportar -de derecho- mi granito de arena a la historia del ¿equipo? Bare Suyum...

Hace ya mucho tiempo, cuando el Bare empezó a ser el Bare, Es y yo jugábamos casi a diario allí, partiditas de pique entre los dos, cuando ella aún me ganaba por 600 puntos al Cricket. Fernando, el tipo nuevo que acababa de comprar el "Edén", nos miraba jugar y animaba a Esther a seguir aprendiendo. "Si sigues así te meto en un equipo" le decía más de una vez.

Con el tiempo sucedió que de jugar dos pasamos a jugar 4, cuando Ral y Cris se apuntaban también a menudo. Hasta que surgió la propuesta. Fernando se nos acercó un día y nos dijo a Es y a mí: "¿Por qué no buscáis otros dos y os inscribís en la liga? No cuesta nada y os invitan a cenar después de cada partido"

La otra pareja la teníamos. Ya estaba el equipo. Nació, como nacen las cosas buenas, por casualidad, como una broma entre colegas... "¿Por qué no? No tenemos nada que perder. Además, no queremos ganar, sólo jugar y echarnos unas risas, conocer gente... ¡y cenar gratis!"

Esa primera temporada de Cricket fue todo un éxito. Jugábamos igual que siempre, pero estábamos en una liga. Aunque nunca nos importó si ganábamos o perdíamos. Sólo estábamos para divertirnos. Más tarde se unieron Ana y Alfredo (el "Capi", aunque Es siempre fué la capitana, el alma del equipo). Incluso Javi (Calvin) tuvo su oportunidad en las filas del Bare Suyum, y la piña creció con Mikel (el padre del famoso slogan "Oso Ondo, chavales") y las ganas de Rafita y Jaime.

El tiempo pasó deambulando de ligas Cricket a 301, pasando siempre por las copas K.O., y las circustancias de la vida llevaron a los lazos de unión originales del equipo a romperse sin remedio. Pero aún las cosas no eran determinantes, porque prevalecía el espíritu del equipo.

Ya el último año todo había cambiado de un modo radical. De pronto no jugábamos por jugar o divertirnos. La sombra de aquellos Vallekanos ofreciendo pasta a un jugador por cambiarse planeaba sobre Bare Suyum. "Yo nunca haría una cosa así" decíamos todos. Pero la realidad fue bien distinta.

El rumbo del equipo pasó a ser unilateral. La capitana decidía por todos y ninguno tuvimos las ganas o el valor de llevarle la contraria en las ocasiones en que discrepábamos de sus decisiones. Tras un año de decisiones unilaterales, la gota que colmó el vaso llegó el día en que Es decidió por decreto ley quién se cambiaba en un partido. En aquel momento tuve clarísimo que el Bare Suyum, tal como nació, había muerto. Ya no eramos una piña de colegas jugando por pasarlo bien. Ahora eramos una especie de selección donde el nivel prevalecía a las ganas, al buen rollo, a los colegas... Ha pasado más de un año y ya carece de todo sentido, pero aún no he tenido una explicación -tal vez porque nunca la hubo- a aquella decisión.

Hoy leo en dos blogs la noticia a modo de esquela. "Dejamos el equipo". Una vez más, la decisión es unillateral, decidiendo una o dos personas qué es lo mejor para el resto. Bueno, en realidad, eso es lo que dicen. Deciden lo que es mejor para ellas, y eso no pienso criticarlo. Cada uno está para eso, para decidir, en cada momento, qué es lo mejor para sí, y afrontar las consecuencias de esa decisión.

Pero lo que ya no soporto es ese rollo casi victimista. La decisión no sólo es unilateral (dejémoslo en personal) sino que se ha tomado a espaldas del equipo, y demostrando una vez más que el equipo no es lo que pretendía ni, por supuesto, lo que fué. Me sorprende leer ahora cosas como que alguien se sentiría más culpable si no entendieramos su decisión, como si el sentimiento de culpabilidad dependiera de eso.

No puedo criticar la decisión de dejar el equipo. Es más, por un lado, me "alegro" (entre muchas comillas) porque este cambio implica que yo puedo volver al equipo que dejé por incompatibilidad de opiniones con la "directiva". Pero si voy a criticar que se haga como se ha hecho, y que además se me venda el cuento de "pobrecitas nosotras que hemos tenido que hacer esto porque era lo mejor y me ha costado mucho tomar esta decisión.

Una vez más tengo que mirar atrás y lamentarme de que las cosas se hagan tan mal.

PD.- Buena suerte allá donde vayáis, chicas.

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

mié,13-09@21:50

Tiempos pasados

Hoy hacía limpieza del disco duro del portátil porque está en las últimas, y me he encontrado con unos ficheritos en los que empecé a escribir un diario allá por Diciembre de 2004.

Cómo pasa el tiempo... y sobre todo cómo cambia la forma de ver las cosas. Ahora miro atrás, a esos tiempos, y todo me parece que roza el ridículo. Es cierto que sigo siendo el mismo, más o menos, pero creo que miro al mundo de una forma radicalmente diferente.

Supongo que precisamente es así porque aquello suicedió cuando tenía que suceder, dentro de un margen, como todo en la vida.

A veces mirar atrás es duro, se te genera un precipicio de recuerdos y de nostalgias en el corazón que parece que se va a detener para siempre, y sólo se puede brindar a la luz de la luna por el tiempo pasado...

Sin embargo, como siempre, la vida sigue adelante.

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

jue, 7-09@11:44

El día, el trueno, la noche

Salía tarde de trabajar, como siempre. Iba con el tiempo justo para llegar a Villaverde a hacer un pedido para su moto. El cielo, gris, había decidido bloquear la luz del sol, y el día había cogido ese extraño brillo en que los colores se intentan escapar de las cosas, y el contraste entre el gris del cielo y del asfalto y todos los colores de la ciudad te incitan a mirar extasiado como si todo el mundo hubiera cambiado.

Llegó justo cuando estaban cerrando, y al aparcar un vendabal parecía querer arrasar con todo. Subió las escaleras de la tienda, y justo cuando iba a salir, el cielo entero pareció caer sobre Madrid.

Una lluvia furiosa, una lluvia dura y con rabia, como queriendo destruirlo todo, castigaba todo lo que la vista abarcaba. El viento arrancaba ramas de los árboles, las alcantarillas reventaban y dejaban de tragar agua. Los semáforos no funcionaban y la gente no se atrevía a salir de los soportales donde, malamente y agolpados, se habían conseguido refugiar.

Enfado. Rabia. Odio. El cielo gritaba a la tierra, relámpagos y truenos parecían azotarnos sin piedad. Una tormenta como nunca había visto, violenta y salvaje a la vez. Tal vez Dios, si es que existe, quería castigarnos. Nos había negado la luz del Sol y nos había mandado la furia del agua y la implacable violencia de los relámpagos que seguían cayendo, acompañados de un rugido ensordecedor que explotaba en los oídos demostrando su poder...

Una tormenta más, furiosa. Agua que se convertía en toda la ropa que pudieras llevar. Volver a casa nadando entre truenos. Cantando bajo la lluvia, sin tí, una vez más...

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

mar, 5-09@03:44

Una noche cualquiera

En noches como aquella lo más normal era que cogiera algún libro, y mi brick de leche, para ampararme en el frescor de la noche, tratando de agotar -o tal vez disfrutando- de mi insomnio, acuciado por el calor del día. No mucho tiempo atrás esa costumbre la había cambiado por mirar las estrellas en pelotas desde mi balcón, también con mi brick de leche. Pero esa noche sería diferente.

Esta vez no buscaría el sueño entre las líneas de historias de dragones, vampiros o naranjas mecánicas. No intentaría atrofiar mi cerebro en la televisión para quedarme frito. No alzaría la vista al cielo tratando de encontrar estrellas que me hablaran de tiempos pasados, o de tiempos futuros. Ni siquiera perdería el tiempo en llamadas intempestivas para discutir sobre la naturaleza de los tomates.

Esa noche, empezaría a escribir mi libro.

Era la primera noche en más de un mes que no me caía rendido de sueño. El silencio de la calle, apenas rasgado por el ruido de los camiones de la basura y por el escándalo que en la habitación de al lado montaban mi colega -por aquel entonces compañero de piso- y su novia, me envolvía con una extraña sensación de inspiración, seguramente causada más por la marihuana de Celia que por otra cosa, pero con las ganas de sentarme junto a la ventana a aprovechar las pocas horas de frescor bajo la tenue luz del portátil.

Y entonces una sola sensación me invadía. Ansia. No un ansia cualquiera, como el mono de una droga, o como las ganas de ver a alguien. No un nerviosismo como el que te desborda antes de entrar a un examen. Era más bien una necesidad más que física de aquello que últimamente me había traído una paz que tanto necesitaba...

Piel. Su piel.

La piel puede ser un medio de comunicación mucho más poderoso que la más locuaz de las lenguas. Un simple roce entre pieles es capaz de convencer de las locuras más atroces al tipo más responsable que conozcas. La piel nos indica cómo se siente una persona, desde sus sensaciones más mundanas como el frío, hasta el nivel más profundo de -in-consciencia, pasando por una enfermedad...

Pero de alguna manera, aquella piel tenía algo de especial que no terminaba de comprender. Era como si segregase algún tipo de droga que me mantuviera todo el día deseando estar pegado a ella. Rozándola suavemente, acariciando cada centímetro, explorando rincones donde despertar nuevas sensaciones con un gesto tan simple, tan sencillo, que en su propio minimalismo se convertía en la mayor expresión de la belleza.

Aquella piel, sobre todas las que había conocido hasta entonces, era capaz de decirme cosas. Cada vez que mis dedos volaban sobre ella, hablaba conmigo revelándome secretos, recordándome lo que ya sabía, pidiendome más, y callando para escucharme a mí.

Durante unos cuantos meses aquella piel había sido mi perdición, mi compañera y mis sueños más ocultos, hechos realidad. Había aprendido a escucharla y a hacerla que me entendiera. Había jugado con ella día y noche. Había sentido su calor cuando no estaba cerca y sufrido su necesidad con la fuerza de un vendabal que convertía un fin de semana en dos largos meses de ausencia.

Y todavía hoy, si cierro los ojos, puedo verla claramente, temblando a mi lado, con mis manos aferradas a su sudor, con su respiración entrelazada con la mía, con sus piernas y sus brazos amenazando con no soltarme nunca, y con esa sonrisa en los labios que era capaz de iluminar el día más sombrío.

A veces la recuerdo dormida en mi cama, cómo podía quedarme durante horas mirándola, iluminada apenas por la tenue luz de la ventana. Aquella ventana por la que no debía de llegar la luz del sol...

Y las más veces la recordaba con esa fuerza intensa con que nos convertíamos en uno, mezclando algo más que nuestro sudor, acariciando nuestras pieles como si quisieramos desgastarlas, sintiendo el placer en toda su dimensión, jugando a buscarnos y encontrándonos tan a menudo que debiéramos habernos cansado pronto. Pero no fue así.

El olor de su piel cuando la mordía se convirtió en la más dulce de las fragancias para mí, y encontré en ella todo cuanto había buscado y probablemente cosas que ni siquiera sabía que buscaba. Cuanto más la besaba, más iba creciendo la necesidad de hacerlo de nuevo. Cuanto más la tocaba, mayor era mi ansia por su piel.

Pero lo mejor de aquella piel era conseguir llevarla de paseo por el mundo. Dejarla flotando en la noche bajo las estrellas del Atlántico, compartir un viaje en barco con regalos, o revolvernos entre la hierba mojada de la selva acompañados por la música de un piano eran algo más que juegos con la imaginación. Mis manos acariciando su piel suavemente sin cesar mientras nos íbamos de viaje con los ojos cerrados, conseguían sacar de su cuerpo sensaciones que nunca hubiera sospechado.

Ella solía decirme que ojalá pudiera sentir cómo se sentía en esos momentos, pero a veces creo que ignoraba que lo más grande que me dió fue precisamente el permitirme que la llevara de la mano por esos mundos, y observar su sonrisa cuando intentaba ocultarse en mi regazo mientras devolvíamos nuestras respiraciones a su ritmo normal.

Me atrevo a decir sin dudarlo, que ver aquella sonrisa en su cara y escuchar cómo su cuerpo se estremecía durante horas, es lo más cercano que he estado nunca de la Felicidad.

Aquel tiempo pasó fugaz, como pasan las cosas buenas, sin darnos tiempo a comprender lo que estaba sucediendo en su plenitud. Lo bueno de no tener que pensar sobre algo es que puedes disfrutarlo, sin más contemplaciones que la de aprovecharlo al máximo y ser feliz con ello. Hacernos promesas imposibles, contarnos todo aquello que haríamos o amenazarnos con cumplir deseos se convirtieron en juegos habituales.

Habíamos convertido esa sensación inicial de extrañeza del "¿Cómo hemos dejado que nos pase esto?" en la sorpresa diaria del querer más y más.

Y mientras pensaba en todo esto durante aquella -por fin- silenciosa noche, las sábanas de mi cama se revolvieron para dejar que la luz de las farolas iluminasen sus ojos que me buscaban después de haberlo hecho sus manos por el colchón. Su sonrisa me invitó como cada noche, y volví a abrazarme a aquella piel que, por decirlo llanamente, me había hecho enloquecer...

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

lun, 4-09@11:30

El poder de la mente

Es increible el poder que tiene la mente humana. Cómo puede inventar sensaciones o recordar aquellas que creíamos olvidadas. Cómo puede crear mundos nuevos donde no existían -sueños- y transportarnos a lugares donde nunca hemos estado...

Pero lo más maravilloso de todo, es saber manejarla. Tumbarse al calorcito de la noche, cerrar los ojos, y usar la palabra para llevarte de viaje, lejos de todo el ruido, hoy a una selva tropical, bajo la lluvia, mañana a la borda de un barco en altamar, sólo con el sonido de las olas -fross, fross-, bucear y hacer cabriolas bajo el agua, sin necesidad de salir a respirar...

Un mundo de magia y libertad donde no hay ningún dolor y ninguna pena, donde disfrutar del viaje... Un mundo donde llevarte, el camino, es el propio destino.

La magia de viajar así es tan poderosa, que puede transformar unos ojos tristes en una sonrisa. Con hoyitos.

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

vie, 1-09@11:17

Hostias

¡Hostias, si ya es Septiembre!

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

mié,30-08@13:19

Real

A veces, cuando sabes que algo tiene que terminar sucediendo inevitablemente, te dedicas a entretener tu mente pensando en otras cosas, haciendo de todo para mantener ese pensamiento alejado. Lo postergas con la excusa: "Ya tendré tiempo de preocuparme por eso" o "Ya llegará, cuando pase, pues que pase".

Y así va pasando el tiempo lento pero inexorable, e incluso lo aprovechas más, porque siempre intentas hacer algo para no pensarlo, y por disfrutarlo tanto, llega un momento en que se te olvida.

Pero un día, así, sin avisar, de repente se hace jodidamente real...

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

lun,28-08@13:44

Qué asco

Resulta que es llegar a Madrid, volver a la rutina del trabajo, y todo eso del fin de semana, también se queda atrás.

Qué desesperación...

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

lun,28-08@11:39

El Mundo es Mío

Tengo calambres en los dedos. Pero no importa.
Tengo el culo tan dolorido que apenas puedo sentarme. Pero no me quejo.
Tengo 100 euros menos y una moto con casi 2.000 km más. Pero es lo que quería...

Ayer llegué a las 2 y media de la mañana del viaje más largo que he hecho nunca en moto. Condensado en dos días, se ha convertido en casi 20 horas sin bajarme del asiento más que para repostar.

Atrás ha quedado el frío polar en las rectas de Valladolid en la madrugada. Atrás las vueltas buscando alojamiento en Sahagún. Atrás la chica simpática del turno de noche en el área de servicio. Atrás el desfiladero de León a Asturias por la margen del Sella, y Riaño, y el Pontón. Atrás la ruta de la costa desde Ribadesella hasta Ortigueira, pasando por Ortiguera. Atrás los vientos en Estaca de Bares. Atrás la mariscada de Sada, las carreteras de Pontevedra, las malas -nulas- señalizaciones en Orense, los kilómetros y kilómetros de bosque quemado. Atrás las deliciosas curvas de la 103 Portuguesa. Atrás la noche desde Bragança, y la luna roja, sonriente, camino al embalse de Ricobayo. Atrás el casco histórico de Zamora, los kilómetros por la autopista y el frío de Ávila, atrás 13 horas seguidas de viaje... Atrás el calorcito al llegar a mi cama :)

Atrás quedan muchas cosas, que hoy ya son historia: parte de mi historia, e historias que contar. Kilómetros y horas de soledad y una sensación de libertad sin igual. Carreteras sin prisas, curvas con olor a Eucalipto, el mar bañando los cortados de las Rías Altas, y sobre todo las ganas de más y más de lo mismo.

Atrás dejo, por fin, los fantasmas del pasado que venían a acosarme en esos momentos de soledad. No todo lo atrás que querría porque a veces sigue doliendo, y seguirá haciéndolo toda la vida, seguramente. Pero por fin convertido en un cuadro que colgar en la pared de los recuerdos, para bien y para mal.

Creo que me pasaría al menos otras 20 horas hablando de las 20 horas que me he pasado sobre la moto. Y creo que cada día estoy más seguro de cuanto bien me hizo comprármela. Y de la suerte que tengo de no haberle cogido miedo tras el accidente.

Daría cualquier cosa por no tener que volver a los horarios, y vivir siempre en la carretera viviendo en compañía todas esas sensaciones... volviendo siempre al calorcito de mi cama.

Hoy, soy un poco más yo. Hoy soy un poco más feliz :)

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

jue,24-08@13:34

Camino de Santiago

Dicen que el Camino de Santiago es una peregrinación Cristiana. Sin embargo, todos aquellos que hemos ido, sabemos que es algo más. Incluso, que no tiene nada que ver con la religión, o con la Religión tal como la interpretan las distintas doctrinas.

Es un Camino personal, como resulta ser cualquier camino que decidimos seguir en la vida, sólo que es mucho más revelador porque te lleva a descubrir muchas cosas que desconocías, principalmente de tí mismo.

Hace muchos años ya hice el Camino por primera vez, en bici, con mi mejor amigo y la que entonces era mi novia. Era un reto más por deporte que por ninguna otra razón. Pero algo se abrió en mí, y la huella que dejé en aquél Camino me fue devuelta con creces en mi alma.

Años después, cuando atravesaba una de las crisis personales que hasta entonces me parecía más grande de mi vida, decidí hacer el Camino sólo y a pie, y por la ruta del Norte, para no repetirlo. No pude terminarlo, por tiempo y por una rodilla rota que tenía. Pero no era necesario llegar al final del camino, pues como ya sabía de la otra vez, la meta no es Santiago, sino que la meta es el Camino en sí.

Mañana vuelvo a irme de Camino. Ésta vez será en moto, y sin seguir una ruta ya descrita en libros. Porque el verdadero Camino, como digo, está en uno mismo. Me voy sólo otra vez, y aunque el tiempo es más que apretado (sólo un fin de semana) sé que me vendrá bien.

Me vendrá bien porque, aunque pueda parecer que estoy estupendamente, muy en el fondo no puedo negar que ando en uno de "esos momentos". Ayer hablando con Cris, y especialmente hace unos días con Silvia, me di cuenta de que cuando menos te lo esperas, lo que crees olvidado se remueve en tu interior y da una pequeña punzada de dolor. Sabes que no va a pasar de ahí, pero de pronto se te ha hecho un pequeño nudo amargo en la garganta y sólo te queda esperar a que baje, exprimiéndolo tal vez en una o dos lágrimas, y procurando sentir el cariño de quien tienes cerca.

Por eso me voy, sólo, con la urgente necesidad de encontrar mi propio Camino, de sacar ánimo y decisión, y convencerme a mí mismo de algo que ya sé: que necesito seguir creciendo, caminando hacia delante...
... y Peregrinando hacia mi Camino.

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

vie,18-08@18:15

Motivos

Resulta curioso la habilidad que tenemos los seres humanos para discriminar motivos de alegría, decepción, o tristeza. Lo fácil que nos resulta a todos almacenar siempre como más importantes aquellas cosas que nos pueden llevar a pasarlo mal, dejando de lado todas las cosas buenas.

Supongo que siempre es más difícil acostumbrarse al dolor que a lo bueno, y es por eso que siempre nos resulta más importante o llamativo.

Pero en realidad si te paras un minuto a pensar seriamente sobre todo lo que te rodea, puedes ver sin demasiado esfuerzo que siempre hay cosas buenas para hacerte sonreir, y de paso, recordar también aquellas cosas que olvidamos porque "nos hemos acostumbrado" a que esa fuente de felicidad esté ahí sin más.

No me gustaría olvidar nunca que una tarde de Abril volví a nacer tras un accidente que me podía haber costado la vida, sólo porque tuve tanta suerte que apenas he tenido complicaciones y las lesiones desaparecieron al mes.

No me gusta ver que la gente olvida todos sus motivos para sonreir, sólo porque ya estaban ahí, y terminen poniendo caras tristes porque hay algo que les duele. Siempre hay algo que nos haga sonreir.

Sólo hay que pararse a pensarlo, y sentir el calorcito mental que produce, para relajarnos y dibujar una sonrisa en nuestra cara...

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

jue,17-08@16:27

Kalimán

¿Quién no conoce al auténtico, el único, el inigualable...
Kalimán, el Hombre Increíble?

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

lun,14-08@12:35

Perderme en el Olvido

Este fin de semana ha sido de relax, tranquilito, con la brisa del Atlántico en la cara mientras "desayunábamos" a las 5 de la tarde en el chiringuito, o en los paseos por el mar a las 12 de la noche, a la luz de las estrellas.

En estos días no he parado de pensar, qué fácil sería simplemente desaparecer. No volver de Cascais, quedarme allí a vivir, y que me vengan a buscar. Ilocalizable, porque nadie sabía que me había ido allí, y mi móvil no tenía cobertura.

Perderme en el Olvido de la humanidad, que me llamen del curro y me intenten buscar, que mi casera se líe a llamarme porque no le pago el alquiler, que mi madre intente localizarme...

Y mientras tanto, yo perdido, en el BusCas, yendo a ver la puesta del Sol desde la Boca del Infierno...

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general