sáb,29-09@11:16

What's wrong with Shanghai?

"No sé qué pasa que Shanghai ya no me gusta tanto como antes"

Ese pensamiento (que no es mío) debe estar compartido por mucha más gente de la que podía imaginar. De repente todo el mundo se va de aquí, algunos ya mismo, otros cuando termine el año o sus becas en enero o febrero.

De repente me da miedo quedarme solo aquí.

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

vie,14-09@07:31

Servidores y demás

El viernes pasado mi servidor murió. Literalmente. El disco de sistema se fué a tomar por culo de manera irrecuperable. Por esa razón todo en mis webs y mi correo ha estado fuera de servicio durante una semana.

Afortunadamente, el disco de datos sobrevivió al casque, y entre los datos se encontraban todos los perfiles de usuario, todos los enlatados, las bases de datos (incluída la del foro) y los directorios de las webs.

Aún así recuperarlo todo no ha sido fácil. El Martes Javi pudo instalar una Debian a pelo en el servidor en un disco nuevo, y dejarme abierto el acceso para entrar en remoto desde china y reconfigurar todo. Horas y horas de recuperar configuraciones de web, reinstalar software (y de paso actualizado y mejorado), retocar configuraciones, bases de datos, permisos de acceso, cuentas de usuario... uf... vaya jaleo.

Al final, después de casi una semana, desde ayer doy por terminada la reparación, y parece que todo vuelve a estar en su sitio. Aún está todo un poco en pruebas, pero poco a poco las aguas vuelven a su cauce y todo queda en ¿orden?

Y dentro de poco, una migración de servidor...

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

mié,12-09@11:00

Los formales

Quién iba a prever que el amor, ese informal,
se dedicara a ellos, tan formales.

Mientras almorzaban por primera vez,
ella muy lenta y él no tanto,
y hablaban con sospechosa objetividad
de grandes temas en dos volúmenes,
su sonrisa -la de ella-
era como un augurio o una fábula,
su mirada -la de él- tomaba nota
de cómo eran sus ojos -los de ella-
pero sus palabras -las de él-
no se enteraban de esa dulce encuesta.

Como siempre o como casi siempre
la política condujo a la cultura,
así que por la noche concurrieron al teatro
sin tocarse una uña o un ojal,
ni siquiera una hebilla o una manga.
Y como a la salida hacía bastante frío
y ella no tenía medias,
sólo sandalias por las que asomaban
unos dedos muy blancos e indefensos,
fue preciso meterse en un boliche.

Y ya que el mozo demoraba tanto
ellos optaron por la confidencia,
extra seca y sin hielo por favor.
Cuando llegaron a su casa -la de ella-
ya el frío estaba en sus labios -los de él-
de modo que ella, fábula y augurio,
le dio refugio y café instantáneos.

Una hora apenas de biografía y nostalgias
hasta que al fin sobrevino un silencio.
Como se sabe, en estos casos es bravo
decir algo que realmente no sobre.

Él probó: "Sólo falta que me quede a dormir",
y ella probó: "¿Por qué no te quedas?",
y él "No me lo digas dos veces",
y ella "Bueno, ¿por qué no te quedas?".

De manera que él se quedó en principio
a besar sin usura sus pies fríos -los de ella-.
Después ella besó sus labios -los de él-
que a esa altura ya no estaban tan fríos,
y sucesivamente así
mientras los grandes temas
dormían el sueño que ellos no durmieron.

-"Los formales y el frío", de Mario Benedetti-

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: citas