mié,26-03@19:56

Arena en el desierto

Anoche tuve un sueño. Estaba en mitad del desierto, entre las dunas. El sol se hundía lentamente en el horizonte, creando un aura mágica de colores rojizos que lo bañaba todo.

En la cima de la duna, la luz del sol se reflejaba en los millones de granitos de arena que el viento se iba llevando sigilosamente, casi sin quererlo. Me quedaba hechizado mirando como, lenta pero incesantemente, el viento iba modelando figuras con aquella duna.

Parecía como si acariciase el cuerpo de una mujer, jugando con sus curvas, tratando de modelarlas y pulirlas, haciendo que sus manos creasen lo que, sin embargo, ya estaba allí. Como si la duna adquiriese esas formas sólo porque el viento le susurraba lo hermosa que podía llegar a ser.

La sombra de alguien pasando por aquella cima, larga a la luz de poniente, parecía llegar hasta donde yo estaba e invitarme a subir también, allí, a acariciar aquella piel sedosa que el desierto nos mostraba.

Cuando llegué a la cima estaba de nuevo solo, solo cara al viento que llegaba desde la media naranja en que se había convertido ya el sol en el horizonte.

Decidí sentarme, las piernas enrolladas delante de mí, a escuchar lo que aquél desierto tenía que contarme. La luz del sol apenas calentaba ya, pero la rena del desierto devolvía a la tierra ahora todo el calor que había acumulado durante el día, como si respirase en un ciclo interminable, siempre al caer la noche.

Me dejé mecer por el calor que emanaba y por el "sonido" de su respiración, y me concentré en escuchar el silencio que sólo rompía el viento en mi cara, el mismo viento que aún continuaba acariciando aquella piel sobre la que estaba apoyado.

En algún libro de Coelho leí sobre una historia de los pueblos beduínos del desierto, en que contaba cómo, si te parabas a escucharle con atención, el desierto podía hablarte, contarte sobre sus penas y las penas del mundo, y podías hablar con él como lo haces con un amigo.

En mi sueño, el desierto, que parecía girarse sobre sí mismo para hablarme al caer la noche, me habló sobre nuestro futuro...

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

vie,21-03@06:35

Dirección

Aunque ya hace más de un mes que me mudé, se me había olvidado cambiar la dirección de contacto en China. Ya está actualizada, espero que no haya enviado nadie nada a la dirección vieja en este tiempo (aunque teniendo en cuenta la cantidad de cosas que he recibido, osea cero, no creo que se de el caso).

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

sáb,15-03@00:24

Somewhere I belong

Aunque odio admitir que esto tiene pinta de ser bastante periódico, y que no es la primera vez que paso por aquí -ni que escribo esto-, tengo la impresión de estar moralmente obligado a encontrar algún sitio que me proporcione esa sensación de sentirme parte de ello, o más bien de, de alguna manera, pertenecer a ese lugar.

Sigo buscando (hay miles de premios)

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

vie,14-03@22:26

Echo de menos

Un viernes cualquiera, salvo que es completamente diferente de casi todos, me quedo en casa currando. Al final el curro no es nada productivo y para colmo el puto Windows me jode todo lo que llevo hecho. Así que mientras decido si volver o no al tajo me dedico a leer.

Después de mucho rato leyendo, me pongo a leer lo que yo mismo he escrito tiempo atrás. Y me doy cuenta de cuánto, cuantísimo echo de menos algunas cosas.

Echo de menos escribir, a diario. De alguna manera supongo que echo de menos tener qué escribir.

Por alguna razón el espírituo estúpido de esta ciudad me ha contaminado haciendo que deje de fijarme en esos pequeños detalles del día a día, haciendo que ya no sean lo suficientemente importantes como para conseguir que cada día saque un ratito para dejar una huella de cómo me han maravillado.

Y llega un punto en que de repente me asusta pensar que ya no me maravillan los pequeños detalles, ni siquiera en un lugar tan lleno de detalles de todos los tamaños y todos los colores.

Echo de menos montar en moto. Echo de menos dejar los malos momentos atrás a golpe de muñeca. Echo de menos trabajar, crear.

He encontrado un post de hace mucho en el que decía que ojalá en 2007 me diera más brío en cumplir mis expectativas, mis promesas, mis objetivos.

Hoy me tumbo en la cama para caer en la cuenta de que 2007 se fué y 2008 lleva ya un rato aquí, y aún no he conseguido casi nada de lo que me propuse.

...

Por cierto, este último silencio ha venido provocado por una mudanza. Tal vez escriba sobre ello en otro momento.

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general