lun,30-06@06:34

¡Viva España!

Es una pena que no encuentro ningún vídeo por youtube ni nada similar, así que me contentaré con plasmar aquí la letra...

¡Viva España!

Evangelizadora de la mitad del orbe
martillo de herejes y herejes
Luz de Trento, espalda de Roma
Cuna de San Ignacio, expulsamos a Napoleón
y de vez en cuando vibramos
con nuestra jodida selección.


No se puede pedir más si somos los mejores
Autocomplacencia y buenos jamones
Pero lo último es superior, ¡ya somos Europa!
¡Viva España! Tururu......

Esa es nuestra grandeza y nuestra unidad
y que le vamos a hacer si no tenemos otra.

Desarmado y cautivo el ejercito rojo
les cantamos sevillanas
y les llevamos a los toros.


-Reincidentes, en su disco "Reincidentes"-


Como bien decía un colega mío, ¿alguien sabe cómo quedó la cumbre del petróleo que se celebró ayer en Madrid?

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: citas, general

lun,23-06@13:46

¿Qué tal?

Hay ciudades, o más bien círculos de personas, donde todas absolutamente todas las conversaciones empiezan por un "¿Qué tal?". La mayoría de ellos es absolutamente desinteresado, una mera cuestión de cortesía, una variante dialéctica del simple "Hola".

En China la forma cordial dice "Ni chifanlama?" (transcripción aproximada). Literalmente significa "¿Has comido ya?". El 100% de los "laowais" (guiris) novatos entramos al trapo y respondemos. La mayoría de los españoles ponemos alguna excusa sobre que en nuestra cultura comemos a deshoras, mucho más tarde que aquí. Después de un rato dando explicaciones, y a la vista de la cara de pollo que se le pone al chino de turno, el españolito se calla a mitad de la frase comprendiendo súbitamente que aquello era una cuestión de cortesía y que no esperaba más respuesta que un simple gesto con la cabeza.

En esos círculos que decía antes, que hoy suponen el 90% de mi tiempo con la humanidad, la gente me saluda con un "¿Qué tal?". Y en mi cabeza surge un torbellino de ideas, de cosas sobre las que hablarle, que vienen rondándome últimamente.

Podría hablar de mis secretos, de las razones por las que me escondo o de cómo me he dado cuenta de ello y cómo lo odio. Podría hablarles de la conversación super interesante que tuve ayer con una tía que me contaba cómo de entre los aproximadamente 300 tíos con los que se ha acostado, ni uno sólo ha conseguido que se corriera. O podría hablarle de cómo una retahila de perversiones inconfesables recorren mi imaginación todos los días. O de cómo me cabrean mis gatos cuando rompen todo lo de la casa y cuando no me dejan dormir por la noche. Incluso de cómo echo de menos últimamente a alguien en especial. Podría empezar por contarles cómo me la pela el fútbol y cuánto me ha sorprendido encontrar a colegas que me conocen contándome lo de España como si me interesara...

Podría contarles cómo va mi proyecto de empresa, y cómo todos los días me planteo hasta qué punto quiero ir adelante con ello porque no quiero atarme a una empresa creada en China, y continuar contándoles que lo que a mí de verdad me apetece es irme a dar la vuelta al mundo en una moto, con buena compañía.

Pero todo eso pasa en un segundo por mi cabeza, lo suficientemente rápido para que no se note cuando contesto con un automático "Bien, ¿y tú?". Y en ese preciso instante la persona que tengo delante deja de ser una persona. Se convierte sencillamente en una máquina de hablar, y mi mente desconecta por completo, y por eso nunca soy capaz de recordar lo que hable con él/ella, a veces ni tan siquiera su nombre.

Porque durante toda esa conversación, mi mente está muy, muy lejos...

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

sáb,21-06@08:56

Aire

"... Y al vigésimo día de Junio, encendió el Aire Acondicionado. Y vió que era bueno. Y todos cuantos habitaban su casa se regocijaron ..."

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

mié,18-06@17:34

Hidden

Llevo demasiado tiempo sin escribir. Llevo demasiado tiempo escondido.

Desde hace unos días (pudiera ser unos meses) vienen a mi cabeza cosas fuera de lugar, cosas que no consigo entender y a veces cosas que no consigo oir. Cosas que pasan por mi cabeza y mi cerebro directamente elimina, como pretendiendo que nunca hubieran pasado por ahí.

Normalmente soy yo quien le echa estas chapas a sus colegas, pero darse la chapa a uno mismo es mucho más complicado. Por eso siempre he contado con Silvia para decirme a la cara todo lo que me diría yo si estuviera fuera de mí mismo, si pudiera aleccionarme.

Sin embargo últimamente las cosas han sido demasiado raras y el RAW se ha diluído más veces de las que podíamos permitirnos. Y yo no he escuchado. Sencillamente. Mis oídos seguían recibiendo información, pero mi cerebro la descartaba sistemáticamente cuando no le interesaba, o cuando no lo entendía.

Hoy he tenido uno de esos días en que odio al mundo entero, en los que por mí podía desatarse una guerra nuclear (nucelar, ¡se dice nu-ce-lar!) que nos aniquilase a todos. Y la vena psicóloga que siempre me aconseja cuando algún amigo tiene problemas me ha servido para mí mismo esta vez. Me ha contado que no odio al mundo, sino que vuelco sobre él mi odio a mí mismo, mi rabia conmigo mismo.

Aún me queda saber si la rabia es sólo un estado pasajero o un odio profundo.

De momento lo único que tengo claro es que estoy harto de andar siempre escondiéndome.

Lo que no sé es cómo cambiarlo.

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general