lun,30-07@05:58

En avión

Vuelo sobre Siberia, todos duermen nmenos yo. Mis ojos llevan ya mucho tiempo acostumbrados a la falta de luz, y por eso un leve destello en una ventanilla llama mi atención.

Busco un sitio donde poder asomarme, navegando sobre un mar de cabezas inclinadas y roncantes, hasta que por fin logro encontrar por donde mirar afuera.

A lo lejos se distinguen las primeras cumbres del Himalaya. Estamos volando por una ruta poco común para evitar una zona de tormentas, pero el caso es que bajo nuestro avión todo parece sumido en una preciosa calma. Algunos puntitos muy dispersos de luz sugieren pueblos que se me antojan desesperadamente lejanos del resto de la civilización. Tal vez un buen lugar para perderse.

La noche es clara y apenas se ven unas pocas nubes agrupadas en pequeños montoncitos parecidos a las manchas de harina que inundan la cocina de un panadero.

Y todo allí abajo se ve tan fácil porque una luna llena enorme corona toda la escena, con su cara tumbada de irse a dormir, mirándome directamente a los ojos, saludándome en silencio, guiñándome un ojo y mandándome besos de encargo.

Me quedo mirándola y me lleva a lugares lejanos, a los millones de ojos que la han mirado esta noche pidiéndole que envíe sus mensajes. Hasta que encuentro el mío, hasta que encuentro esos ojos.

Y por fin, consigo sonreír.

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general, viajes/cuentos

dom,29-07@15:24

Sonreir

Sonreir, es más fácil de decir que de hacer. Al menos esa sonrisa que necesito. Las sonrisas de papel nunca fueron lo mío, y ni me interesan ni me funcionan.

Llevo ya horas de mi viaje, y me cuesta sonreir. Lo intento, juro que lo intento.

Pero no puedo.

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

dom,29-07@03:24

Decepción

Del diccionario de la RAE:

decepción.
(Del lat. decept.o, -.nis).
1. f. Pesar causado por un desengaño.

Y a su vez...

desengaño.
1. m. Conocimiento de la verdad, con que se sale del engaño o error en que se estaba.
2. m. Efecto de ese conocimiento en el ánimo.

...

Vine a Madrid buscando algo muy concreto. Y me llevo una decepción, un peso horrible en el alma. Cuando he necesitado al lado a la gente, ha demostrado que yo estaba en un error por considerar que esa gente era de una forma.

Vine buscando a mi gente, aquello que más echaba de menos en Shanghai. Ahora me vuelvo con menos ganas de volver a España, con menos alicientes por regresar a mi ¿hogar?. Ahora sé seguro que el día en que Shanghai se termine, España no será el lugar elegido.

Vine buscando a mis amigos y me llevo el vacío de descubrir que aquellos que creía mis amigos no me consideran como tal. Ya me pasó con uno la última vez. En esta ocasión se suman otros tres.

Hoy las lágrimas que escocían como si fueran de sangre no paraban de brotar de mis ojos. Hoy necesité un hombro, y no lo tuve.

Gracias sin embargo a Javi, Amatar, Germán, y sobre todo a Rafwer por estar ahí.

Y gracias a mi luna por mirarme sonriente desde el cielo mandándome besos para que duerma en paz...

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

mar,24-07@10:33

Mu Jevi

A petición popular, para los que estamos fuera, y por placer propio, cuelgo el susodicho anuncio de la 11:




-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: fotos/dibujos

mar,24-07@05:28

It's gone

Una tarde cualquiera. Trabajo en el portátil. La tele haciendo ruido de fondo para romper la sensación de soledad. Un bol de patatas fritas y una cocacola como única compañía.

Una llamada inesperada. Conversación de barcos. Propuesta para la noche, nada concreto, dar una vuelta y ver qué hacemos. Dudas. Temores, a la indiferencia o a la diferencia, nunca se sabe a qué más. Cita.

Seguir currando. Padres dando la brasa con temas intrascendentes. Grisom y Warrick en la tele. El trabajo que no se termina. Hora de la cita. Tarde para variar. Llamada para avisar.

Más tarde. Más brasa. No más llamadas para avisar. Al final, prisa. Mensaje de camino al coche: "¿Dónde estás, tronco?".

Llego al portal. Todo distinto, todo igual. Baja. Todo distinto, todo igual. Sonrisas que esconden dudas, temores. Tensión enterrada bajo la intención de hacer de ésto algo normal después de todo. Más charla de barcos.

Risas que desvanecen la tensión. Visitas a cajeros e historias sobre China. Cena en un mejicano. Exceso de nachos y de guacamole. Más risas, más distensión.

Y los temores desaparecen.

Por un instante de duración indeterminable, algo en el mundo cambia. Planos astrales que giran sobre sí mismos alterando la realidad y revolviendo el universo. El mejicano da paso al Café Madrid y sus mojitos. Una versión del "Fly me to the moon" detiene todo y me transporta lejos, muy lejos.

Más horas de hablar (¿o fueron minutos?) y el universo sigue cambiando alrededor. Durante un tiempo que se perdió en las entrañas del mismo tiempo dos almas vuelven a tocarse, recuerdan que una vez fueron gemelas, se acercan y comparten sus secretos, sus miedos, sus esperanzas. Un brillo en los ojos que no veía desde hace mucho.

Y de la misma manera en que vino, poco a poco desaparece, de la misma manera que los sueños se desvanecen. Todo se reduce a un recuerdo. Se diluye en el pasado limpiamente, sin dejar heridas ni dolor, pero con la certeza de que este destello era un último adiós.

Acompaño a casa. Charlas que se van transformando de nuevo en intrascendentes. Sueño. Me voy a dormir. Abrazos fríos. Pequeña. Mensaje de despedida. Vacío. Inútil. Encogimiento de hombros. Dos besos. Fríos. Vuelta al coche. Sin mirada atrás. Sin mirada atrás.

Hasta siempre.

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

lun,23-07@06:54

Hot Pot

"Stirring the pot of yesterday's love lacks the flavor of cooking up a brand new recipe."

-Extraído de un horóscopo online-

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: citas

lun,16-07@18:51

Nombres

En nuestro mundo no sabemos vivir sin nombres. Desde el día en que nacemos necesitamos asignarnos un nombre como seña de identidad, como relación unívoca de nuestra persona con algo que, sin definirnos en absoluto, nos va a identificar durante el resto de nuestras vidas.

Unas vidas durante las que necesitaremos los nombres para comunicarnos, para entender todo aquello que nos rodea, todo aquello con lo que podemos interactuar en mayor o menor medida.

Después, en un momento dado, por alguna razón que desconozco, aparece el miedo a los nombres. De repente nos parece como si una situación, sólo por llamarla de otra manera, dejara de ser tal situación. Casi sarcásticamente las cosas se convierten en políticamente incorrectas sólo por nombrarlas de forma diferente, o los conceptos que siempre han existido se transforman en actuales por arte de magia al darles nombres nuevos (en su mayoría convertidos del inglés o inventados con finales en "-ing").

Así sucede que ya nadie sale a correr a la calle mientras el Decathlon se forra vendiendo productos para el jogging (o el footing, que es peor). O aquellas reuniones que tenían los empresarios han quedado desbancadas por los "meeting", que son mucho más productivos. Claro que es normal, ya que ahora son MBA's y no empresarios.

Pero la cosa no se reduce a detalles pejigueros sobre el idioma. En un montón de ocasiones en nuestra lengua natal podemos ver los mismos asuntos, casi siempre motivados por lo que resulte más políticamente correcto. Por ello los negros son ahora gente de color, los asilos residencias, y un montón más de excusas -que es al fin y al cabo todo el barullo- para no llamar a las cosas por su nombre.

Por alguna razón en mitad de todo el proceso de necesitar nombres para referirnos a las cosas, nos negamos a utilizar aquellos de los que disponemos, como si sólo por usar otros la cosa cambiara.

Al final, todo son excusas. Porque en el fondo, por mucho que queramos mirar a otro lado y negarnos a llamar a las cosas por su nombre, sabemos que lo son. Y cuanto más nos obcecamos en no llamarlo de esa forma, más se convierte en eso mismo.

Sólo que al final esa manía por negarlo se volverá en nuestra contra.

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

lun,16-07@06:57

Xibanya

En Chino los nombres de los paises resultan de lo más curioso. Debo decir que nunca me ha gustado que en un idioma se cambie el nombre de un país, de la misma forma que no me gusta que me llamen de otra forma sólo porque en el idioma de mi interlocutor haya un nombre parecido al mío.

El caso es que aquí la mitad de los países se llaman, literalmente, país (guo). Así se forman nombres tan pintorescos como Zhonguo (China, o país del medio), o Meiguo (Estados Unidos, que váyase usted a saber por qué, se denomina literalmente "país bonito").

Otros, sin embargo, reciben el nombre que más se parezca al original pronunciándolo en chino. Ejemplos de este porte resultan Aodaliya (Australia) o la que da título a este post, Xibanya (España). Conviene hacer incapié en que las "b" se pronuncian casi como "p", por lo que ibanya se pronuncia prácticamente "sipanya".

Y toda esta parafernalia psicotrópico-lingüística sólo viene a cuento de que, el próximo día 21 voy a España de nuevo, una semanita, para sellar un papel que permita que todos los españolitos continuéis invirtiendo en mi estancia en Shanghai. Gracias de corazón a todos :)

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

dom,15-07@16:36

Psicólogos

Llevo toda mi vida oyendo una coletilla que me saca de mis casillas "¿No sabes arreglar esto del ordenador? Pues vaya mierda de informático". Como si el hecho de ser informático te diera el conocimiento absoluto sobre cualquier tipo de aparato que funcione con electricidad. Pero además con la obligación absoluta de resolver todos los problemas que dichos aparatos puedan dar al resto de seres humanos.

El caso es que nuestra profesión es algo bastante cómoda porque, por norma, para la mayoría de problemas que te surgen en tu vida relacionados con ese área, sabemos encontrar las soluciones. De igual forma que un fontanero nunca requiere los servicios de otro para arreglar las cañerías rotas de su casa, o el ebanista no contratará nunca los servicios de otra persona para arreglar los muebles de su casa.

Sin embargo hay profesiones en las que esto no es tan independiente. Hace unos días hablaba con una amiga que está pasando una mala época en lo personal, y como suelo hacer siempre, allí estaba (por internet, claro, que me pilla muy lejos) echándole una mano en lo posible, tratando de encontrar lo que le traía tan de cabeza, buscando soluciones, o que por lo menos estuviera tranquila y a gusto.

Durante aquella conversación, me volvió a decir -como tantas veces me lo han dicho en mi vida- que por qué no dejaba la informática y me hacía psicólogo. No sé hasta qué punto podría ayudar de verdad a la gente con sus problemas, pero lo cierto es que a aquellos que considero mis colegas me esfuerzo al máximo por escucharles, que la mayoría de las veces es lo único que les hace falta para recibir ese empujoncito que les haga salir del hoyo.

El caso es que después de hablar con ella me puse a pensar... Y si un psicólogo tiene un problema con lo que es su especialidad, pero en su propia "casa", es decir, en sí mismo... Así que aquí os dejo otra Farlopa(tm), que hace mucho que no pongo ninguna, cortesía de una colega que prefiere permanecer en el economato:

¿A quién acude un psicólogo cuando tiene problemas psicológicos?


-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: farlopas

jue,12-07@09:20

Portions for foxes

There's blood in my mouth 'cause I've been biting my tongue all week
I keep on talkin' trash but I never say anything
And the talkin' leads to touchin'
and the touchin' leads to sex
and then there is no mystery left

And It's bad news
Baby I'm bad news
I'm just bad news, bad news, bad news

I know I'm alone if I'm with or without you
but just bein' around you offers me another form of relief
When the loneliness leads to bad dreams
and the bad dreams lead me to callin' you
and I call you and say "C'MERE!"

And it's bad news
Baby I'm bad news
I'm just bad news, bad news, bad news

And it's bad news
Baby it's bad news
It's just bad news, bad news, bad news

'Cause you're just damage control
for a walking corpse like me - like you

'Cause we'll all be
Portions for foxes
Yeah we'll all be
Portions for foxes

There's a pretty young thing in front of you
and she's real pretty and she's real into you
and then she's sleepin' inside of you
and the talkin' leads to touchin'
then touchin' leads to sex
and then there is no mystery left

And it's bad news
I don't blame you
I do the same thing
I get lonely too

And you're bad news
My friends tell me to leave you
That you're bad news, bad news, bad news

That you're bad news
Baby you're bad news
and you're bad news
Baby you're bad news
and you're bad news
I don't care I like you
and you're bad news
I don't care I like you
I like you


-Rilo Kiley, "Portions for foxes". Sacada de la BSO de Anatomía de Gray y puesta aquí por variar de la gramola-

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

lun, 9-07@06:36

Cambios y más cambios

Es curioso como en apenas unos días puede cambiar de arriba a abajo el mundo que te rodea. Este fin de semana me han dicho que los 3 gatos que tengo en acogida los van a adoptar, así que me quedan 2 semanas con ellos. Además parece que he conseguido un curro, ahora falta saber si da para vivir, es de traductor técnico de inglés a español, como es en plan freelance dependerá de mi capacidad de currar en casa, aunque necesito urgentemente poner internet o me moriré con el aire acondicionado del Moon River (el garito donde vengo a conectarme, que para 10 minutos vale pero para más de 1 hora te mata de frío)

Todo gira muy deprisa, en apenas un fin de semana todos los planteamientos pueden cambiar por completo, hacerte incluso romper promesas o intenciones, y como dice una amiga mía, al final todo se reduce a excusas. A las excusas que nos damos para llamar a las cosas de una u otra manera, a las excusas que nos ponemos a nosotros mismos para hacer o dejar de hacer.

Excusas para no pensar en el pasado, para eludir un recuerdo o para encerrarte en él.

O incluso, excusas para no querer estar con alguien.

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

sáb, 7-07@05:57

Celos

Celos. Siempre me ha hecho gracia esa palabra. Siempre me imagino a la persona con celos como un muñequito peleando por escaparse desesperadamente de una bola de papel celo que lo envuelve. ¿Por qué se llaman celos? ¿Por qué el papel celo se llama igual? Creo que podría hacer una Farlopa(tm) con ésto.

Recuerdo la primera vez que sentí celos en mi vida. Estaba con Bea y aquello era de lo más normal en nuestra vida. Recuerdo aquella sensación como si fuera algo habitual, lo normal, lo suyo de una relación. Como si no pudiera existir una cosa sin la otra.

Recuerdo como aquello se volvió contra mí en aquél mismo momento. De pronto lo que valía por un lado no valía por el otro, sus celos eran normales y los míos totalmente infundados a la par que molestos.

Molestos. Creo que es un adjetivo que se queda muy corto.

Recuerdo también la vez que peor lo pasé por celos. No fue la vez en que más fuertes fueron los celos, más bien fue la vez que peor lo pasé por las personas que implicaba. Mi novia en aquel momento y uno de mis mejores amigos. Mamen y Rafwer. Dos personas a las que quiero mogollón, y de repente no podía verlos juntos. Era ridículo.

En aquella ocasión sentí cómo todo mi estómago se daba la vuelta dentro de mí, mezcla del asco y los nervios. Asco por mí mismo, porque lo peor de aquella situación era ser consciente en el fondo de lo ridículo de la misma. La lucha interna entre el subconsciente celoso y el subconsciente racional. Las hostias entre los sentimientos y el amor hacia esas dos personas. El odio a mí mismo por sentir aquello.

Pero recuerdo también que por más que lo intentaba no podía evitarlo. Era como si un lago se desbordara dentro de mí y por más que quisiera contenerlo no había manera. Ningún dique de contención era suficiente, ningún ejercicio de autocontrol valía. Y eso sólo hacía que me diera más asco a mí mismo.

De aquello no me queda el recuerdo del miedo a perder a mi novia, ni la rabia por las sospechas que en algún momento pudieran parecer fundadas. De aquello sólo queda el asco por mí mismo, la rabia por no poder controlarlo, por ser algo que he odiado siempre y que de repente me superaba. La impotencia por esa superación.

Recuerdo la última vez que sentí celos. La misma lucha interna entre lo que mi cabeza me decía y mis intestinos me decían. La misma sensación de asco constante, la misma búsqueda en todo segundo de algo a lo que dedicar mi atención para no tener que odiarme a mí mismo. La espiral de asco que iba creciendo a cada segundo que mis tripas se revolvían pensando en esa sensación.

Quisiera creer que es algo que puedo controlar. Quisiera poder controlarlo, evitarlo, ponerme una vacuna que me haga no ser imbécil, que evite ese revuelto de tripas que hace que todo mi ser se revuelva contra sí mismo. Quisiera poder tumbarme y mirar las nubes en un cielo azul, respirar tranquilo y saber -como sé- que no pasa nada, tener presente lo que importa, dejar volar al infinito ese miedo que genera asco.

Esa última vez los controlé bastante. En comparación con otras, claro. Pero no lo suficiente. El asco siguió allí. El odio por mí mismo también. El miedo a estropearlo todo por esos celos: ese es otro grano que colmaba un saco ya desbordado. El asco y el miedo, mezclados en una dosis mortal.

La próxima vez prometo envolverme a mí mismo en una bola gigante de papel celo y lanzarme rodando cuesta abajo por alguna calle, rebotando entre los coches, las paredes, las bicis. Espero que así desaparezca esa sensación de estar apunto de vomitar.

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

mar, 3-07@08:24

Gatos

Pues sí, tengo gatos. Sabía que de entre todos, Krups no iba a dejar pasar ese detalle por alto ;)

Son 3 gatitos de unos 8-9 meses en acogida, de una asociación protectora de Shanghai, la SCAA y son una pasada. Hace más de un mes me apunté en el programa de casas de acogida (foster) de la SCAA y un buen día recibí la llamada de una chica canadiense que volaba a su país al día siguiente, y que tenía 3 gatos de acogida de la SCAA que necesitaban un hogar. Esa misma tarde apareció en mi casa con un transportín, una mochila con sus cosillas, y 3 bolitas de pelo: dos blancos (un macho y una hembra) y una atigrada.

Estos son (casi) los únicos capaces de hacerme sonreír últimamente:

Kippie (el vago regordete) :



Annie (la más tímida) :



Tiger (la espídica que a pesar de su nombre es hembra) :



Y aquí, los 3 sopas en mi sofá. ¿No son adorables?



Y ahora os dejo, que me toca llevarlos al veterinario.

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: fotos/dibujos

mar, 3-07@07:51

Fantasmas in the night

A veces me siento como un fantasma, transparente, como si la luz pudiera verse a través de mi cuerpo convirtiéndome en una nube etérea de algo que no se sabe muy bien si está o no ahí.

La gente no me habla, le pregunta a otros por mí o no se atreve a preguntar directamente si tiene una duda. Le cuentan a otros sus problemas conmigo cuando los tienen, me ignoran deliberadamente a la hora de enviar invitaciones a eventos, y lo que peor llevo, me otorgan en lás absoluto silencio por respuesta cuando digo, propongo o pregunto algo.

¿Por qué? ¿Qué hace que la gente no se digne a darme una pregunta o una respuesta? ¿Acaso ahora les doy miedo? ¿Acaso represento un peligro? ¿O tal vez soy sencillamente ignorable como si de un insecto se tratase?

¿Qué hace que un amigo de la infancia demuestre haber perdido la confianza hasta el punto de contarle a otros sus problemas contigo?

¿Qué provoca que la gente que me pide una propuesta me devuelva la callada cuando se la envío?

¿Qué puedo haberle hecho yo a una persona que apenas me conoce de vista para ser el único español excluído de sus invitaciones?

¿Qué hostias le pasa al mundo conmigo de repente?



No me consuela comprobar que no soy el único cuando un colega me pregunta a mi lo que debería preguntarle a su ex. No entiendo por qué la gente se vuelve tan imbécil como para terminar siendo incapaz de preguntar las cosas a quien deben.





Maldigo a todos los creadores de fantasmas.

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general

dom, 1-07@15:50

Ni hao ma?

¿Cómo estás? Todo el mundo me pregunta eso últimamente, incluso mi madre por teléfono lo hace con un tono de duda cuando hablamos de barcos. Y siempre, invariable, la misma respuesta automatizada para que suene convincente, para que no quede resquicio alguno de duda sobre la veracidad: "la pasta, cosas de la pasta".

Siempre la pasta. Ignoro si es así en todo este país "comunista" o si sólo es en esta ciudad. En realidad supongo que es así en todo el mundo. Sólo la pasta mueve las cosas, incluso los ideales.

No sé qué responder concretamente a ese "ni hao ma", y no es cuestión de barrera idiomática. Es sencillamente que no tengo una respuesta correcta.

Tengo desde hace tiempo una sensación que crece en mi interior, que se despertó un día al salir de mi casa, cuando una pregunta surgió de mi cabeza: "¿Qué hago yo aquí?".

Me come una sensación feísima de dejadez, los planes de la gente (más bien la propia gente, en realidad) no me atraen, y me siento incapaz de mantener conversaciones de más de 10 minutos y que no sean de barcos, de lo difícil que es conseguir curro en esta ciudad, o en el mejor de los casos, de mis gatos. De repente tengo menos habilidades sociales que un oso panda.

Y todo esto se acaba convirtiendo en desidia, desánimo, desgana y otra serie de cosas que, empezando por "des", no pueden significar nada bueno.

Hace cosa de un mes me dió por pensar que la comodidad me incomoda, que cada vez que llego a algún punto, a alguna de las "metas volantes" que me he ido fijando en la vida, todo me empieza a cansar, a agobiar, a perder repentínamente el sentido que alguna vez tuvo.

El caso es que por una cosa o por otra, sea la falta de curro o la tendencia suicida a sentir que algo falta en mi vida, me siento desplazado (no por nadie, sino por mí mismo), fuera de lugar, extraño. Un punto insignificante en medio del lugar equivocado (o de ninguna parte).

Y me entran ganas de huír.

Huír... pero, ¿a dónde? ¿Persiguiendo qué?

Estoy cansado de huír sin rumbo. De huír de nada.

Tal vez el problema es precisamente esa falta de rumbo.

...

¿He dicho ya que echo de menos mi moto?

-kali dixit, kali drinkit- | [enlace permanente] | Categoria: general